Tratamientos

Baja complejidad

Inducción de la ovulación.

La inducción de la ovulación consiste en un tratamiento médico cuyo objetivo es conseguir una óptima maduración de uno o varios ovocitos. Se realiza un tratamiento de inducción de la ovulación en todas aquellas mujeres que presentan alteraciones de la ovulación, realizando una estimulación de la ovulación para conseguir un mayor número de ovocitos, con el fin de aumentar las posibilidades de embarazo en aquellas mujeres sometidas a Técnicas de Reproducción Asistida (fiv, inseminación, etc.).

La administración de la medicación se realiza mediante inyectables por vía intramuscular o vía subcutánea.

El porcentaje de embarazo oscila entre un 10 y un 20% por ciclo de tratamiento, pro lo que a menudo será necesario realizar más de un ciclo para conseguir el embarazo. Diversos factores como son la edad de la mujer y la existencia de otras causas de esterilidad inciden en el éxito del tratamiento.

Se aconseja realizar entre tres y seis ciclos de tratamiento. Para conseguir la máxima eficacia en cada ciclo, se irá evaluando la conveniencia de modificar si fuera preciso alguna de las pautas a seguir. En caso de no conseguir el embarazo, se estudiarían la existencia de otras anomalías coadyuvantes y/o la necesidad de recurrir a otras Técnicas de Reproducción Asistida.

Inseminación Intrauterina.

La Inseminación Intrauterina es un procedimiento ampliamente utilizado en el tratamiento de diversos desórdenes reproductivos. No hay que confundirla con la fecundación In Vitro (F.I.V.) ya que la inseminación pretende que la fecundación se consiga de forma natural en el interior de las trompas, que es donde normalmente se produce. No obliga a guardar reposo o a suspender las actividades cotidianas.

El proceso consta de tres fases:

1- fase de estimulación ovárica,
2- inseminación intrauterina propiamente dicha
3- fase lútea.

Todos los meses, el ovario inicia el desarrollo de cientos de ovocitos (la célula que fertilizada por el espermatozoide, da lugar al embrión). Sólo uno, o raramente dos, llegan a madurar produciéndose la ovulación o liberación de ellos por parte del ovario. En esos momentos, la trompa de Falopio, abraza al ovario y recoge el ovocito. Hasta allí debe llegar el espermatozoide, depositado en el fondo vaginal durante el coito. La estimulación ovárica pretende que se desarrollen óptimamente los ovocitos y sincroniza la ovulación y el momento de la inseminación.

La inseminación consiste en depositar en el interior del útero la muestra de semen previamente mejorada. Se efectuará una sola vez en el ciclo, pues por los controles previos sabemos cual es el momento óptimo.
Es una técnica rápida, completamente indolora en la que se utiliza un fino catéter de plástico que nos permite dejar el semen próximo a la desembocadura de la trompa.

Inducción de la ovulación + Inseminación Intra Uterina.

Cirugía Endoscópica

La endoscopia se define como la observación directa del interior de un órgano o cavidad mediante un sistema óptico o endoscopio (tubo con iluminación conectado a una cámara de vídeo y monitor de televisión), que se introduce a través de orificios naturales o a través de la pared abdominal. Así se obtiene una información más fiable que las aportadas por otras exploraciones externas, como el examen físico, la ecografía o las técnicas radiológicas.

Su utilización asegura el máximo rendimiento y fiabilidad en la interpretación de las imágenes, minimizando, a su vez, el riesgo de complicaciones. Las técnicas endoscópicas permiten un correcto diagnóstico y tratamiento de las patologías ginecológicas, de una forma menos agresiva, aspecto de fundamental importancia en el tratamiento quirúrgico de los problemas reproductivos.

Generalmente sólo se requiere hospitalización durante unas horas, permitiendo la vuelta al domicilio el mismo día de la intervención. Las molestias postoperatorias son menores que en la cirugía convencional, lo que permite no modificar sustancialmente la actividad laboral, social y habitual de la paciente, manteniendo la eficacia de la intervención.

La cirugía endoscópica ocasiona una menor hemorragia y pérdida sanguínea, al mismo tiempo que se reduce la formación de adherencias. Además, los resultados estéticos son mucho mejores con las técnicas endoscópicas que con la cirugía abierta convencional.
Por todas estas razones, la cirugía endoscópica, si está indicada y es factible, es la técnica quirúrgica de elección.

Inducción a la ovulación + Inseminación Intrauterina