Ginecología

Cáncer de mama

El cáncer de mama, es una enfermedad causada por el crecimiento incontrolado de células anormales en la mama.

Existen dos fases de crecimiento del cáncer:

Localizado: Las células cancerosas permanecen en la parte del cuerpo en la que se desarrollaron al principio.

Metastizado: Cuando las células cancerosas se extienden a otras partes del cuerpo a través de la sangre o del sistema linfático.

Es muy importante disponer de una exhaustiva información sobre el cáncer de mama, ya que sólo con su tratamiento precoz existe posibilidad de curación. Sometido a tratamiento antes de que las células se extiendan, la posibilidad de curación es del 85% o más.

La exploración clínica mamaria consta de inspección (o visualización detallada) y palpación con la finalidad de descubrir alteraciones en las glándulas mamarias.

El estudio radiológico, exento de riesgos, puede aplicarse con dos finalidades. Por una parte, el estudio discriminativo de la glándula mamaria ante situaciones que la exploración clínica no ha esclarecido y con fines preventivos. Por otra, diagnóstico temprano en programas de cribado poblacional a partir de cierta edad.

Como complemento a la mamografía en algunas situaciones o como método diagnóstico en determinadas edades, rinde un gran servicio la ecografía mamaria.

Prevención

Realizar un chequeo periódico anual, visitando una vez al año a su médico especialista para someterse a las pruebas necesarias, tanto para el estudio ginecológico como para el mamario, que suelen estar en íntima relación.
Cuidar los procesos generales como infecciones frecuentes, etc.
Mantener una dieta alimenticia sana y una correcta higiene general.
Hacer ejercicio físico moderado.
No realizar tratamientos hormonales sin dirección médica.
No fumar.
Moderar el consumo de bebidas alcohólicas.
Controlar el peso y la tensión arterial periódicamente.